Definición

Cosas o personas a las que se aferra el ser humano en la vida y que, irónicamente, acaban atrapándolo.

Concepto

Las agarraderas empujan al ser humano hacia la realidad y el drama del avatar. La espiritualidad y el “Enlightenment” requieren que el avatar se libere de todo tipo de agarraderas.

Las agarraderas y sus contrapartes, las aversiones, son algo natural para el avatar, para el ser humano.

Tanto las agarraderas como las aversiones pueden provenir de vidas pasadas con una fuerte carga. de ser el caso, se utiliza el proceso de vidas pasadas para manejarlas. Pueden tener una fuerte carga de anti-poder, anti-valía y sensación de maldad.

Los principales tipos de agarraderas son:

  • adicciones
  • apegos
  • compulsiones
  • obsesiones
  • jaulas

Existen algunas diferencias entre todas ellas, pero su estructura y mecanismo son los mismos. Nos aferramos a personas y cosas compulsivamente porque, si las soltamos, podemos experimentar una activación RIN. En un intento de evitar el dolor y las emociones negativas nos aferramos a personas u objetos y eso nos hace sentir bien momentáneamente. Sin embargo, la verdad es que estas cosas terminan por sujetarnos y atraparnos.

Una adicción es una compulsión a consumir algún tipo de sustancia con el fin de evitar las RINs por un lado (evitar la experiencia negativa), y darnos un MOP en el lado positivo de la experiencia. Nos volvemos adictos al alcohol, el tabaco, la comida (a menudo dulces), los tranquilizantes y otros medicamentos que parecen mejorar el estado de ánimo, la marihuana y las drogas ilegales más fuertes. Por lo general nos damos cuenta de que una adicción es nociva, pero la mayoría de la gente no tiene la tecnología adecuada para liberarse de las RINs, y de  las emociones negativas subyacentes que sirven de acicate a la adicción.

Un apego es muy similar a una adicción con la diferencia de que, en lugar de consumir una sustancia, nos aferramos a una persona o a una posesión. Es una necesidad obsesiva de que una persona o un objeto formen parte de nuestras vidas, con el fin de evitar las activaciones y sentirnos  seguros, valiosos e importantes (generación de RIPs). Las personas se apegan a sus padres, cónyuge, hijos, e incluso a sus mascotas. Se apegan a sus coches, joyas, y hogar, a un lugar determinado y, por supuesto, a su avatar.

Si la pérdida de cualquier persona o cosa en tu vida te hace sentir mal, es que tienes un apego. Hay quienes se apegan tanto al dinero que, al perderlo todo en una crisis financiera, acaban suicidándose. Por lo general, consideramos a los apegos como algo natural y hasta positivo, como en el caso del apego a la familia, que es confundido con el amor. La historia de Romeo y Julieta de Shakespeare, es un ejemplo de apego romántico falsamente confundido con el amor. Una persona espiritualmente avanzada adolece por completo de apegos.

Una compulsión es un fuerte impulso a hacer algo, mismo que estimamos difícil de controlar, sintiéndonos incapaces de dejar de hacerlo. Una obsesión es una fascinación enfermiza hacia algo. Al igual que con una compulsión, sentimos que es difícil o imposible controlar el impulso. Una adicción puede ser considerada como una compulsión, y un apego puede ser considerado como una obsesión.

Una jaula es algo ligeramente diferente a los otros tipos de agarraderas. Existe una jaula cuando nos encontramos en una situación negativa en la vida (tales como una mala relación o un negocio del que estamos hartos) y sabemos que queremos salir de ella, pero los precios que tenemos que pagar por hacerlo (sentimiento de culpa por abandonar a los niños, sumas importantes de dinero o cesión de propiedades) parecen demasiado elevados. Al mismo tiempo, puede haber inseguridad y temor de ir hacia lo desconocido si realizamos un cambio. El aspecto en el que una jaula es similar a los otros tipos de agarraderas es que, de nueva cuenta, terminamos siendo controlados por nuestras emociones negativas (que por supuesto vienen de nuestras masas RIN). En una jaula, la persona se siente atrapada y sin salida. No es feliz si continúa en esa situación, pero como el costo a pagar por salir es demasiado elevado, eso lo hace aún más infeliz.

Todo tipo de agarraderas tienen solución tanto en la psicánica (liberación de las masas RIN), como en la Esencialidad (conciencia de precios y consecuencias y decisión).

Una persona con demasiadas agarraderas está muy lejos de Despertar y, sin la experiencia de la Esencia, se  ancla a sí misma en la materia.

El espíritu no tiene agarradera alguna. Cuando comprendes Quién Eres, que eres el Uno y todo,  tus agarraderas caen por sí mismas. Por otra parte, conforme sueltas tus agarraderas te aproximas a la libertad y al “Enlightenment”. Este segundo enfoque es más poderoso.

Comentarios

Comentario