Control es la capacidad de iniciar, hacer progresar y terminar ciclos de acción. Es el poder en cuanto a ciclos de acción y eso te da el poder de producir los resultados deseados que te llevan a cerrar ciclos.

Medita bien esta definición de control para poder manejar las tres etapas de un ciclo de acción.

Te damos un ejemplo: Imagina que tienes un automóvil.

  1. Puedes manejarlo y estacionarlo, pero no se te permite decidir cuándo arrancarlo. ¿Tienes pleno control sobre ese automóvil?
  2. Imagina que se te permite encender y apagar el motor, pero no conducirlo. ¿Tienes control pleno sobre el automóvil?
  3. Imagina que puedes arrancarlo y conducirlo, pero no puedes detenerlo: ¿Tienes pleno control del automóvil?

En cada caso: no tienes el control pleno de ese automóvil. Como puedes ver, tienes el control de algo solamente cuando realizas las tres partes de un ciclo de acción. El control de tus ciclos de acción te da los resultados que esos ciclos producen. No controlar tus ciclos equivale a no controlar tu vida. En otras palabras, obtienes control sobre tu vida controlando tus ciclos de acción.

  • Cuando no haces lo que debes hacer, cuando no inicias un ciclo que debes hacer, estás fuera de control, tanto de ti mismo como de tu vida. Tú mismo estás estropeando tu poder personal.
  • Cuando no inicias un ciclo en el momento adecuado, también estás fuera de control y estás estropeando tu poder personal.
  • Cuando inicias algo e inviertes TE en hacerlo, pero luego lo dejas a medias, sin terminar, pierdes el control de tu vida y estropeas tu poder personal.
  • Cuando no terminas algo cuando y como debes hacerlo, estás fuera de control de tu vida y estropeando tu poder.

Estás fuera de control si:

  • Vives con un patrón de abrir ciclos y no los cierras tan pronto como sea posible.
  • Tienes ciclos abiertos sin progresar pudiendo hacer algo para reactivarlos.
  • Tienes ciclos viejos abandonados y nunca los has declarado cerrados.
  • Tienes muchos ciclos abiertos de baja importancia absorbiendo el TE que podrías dedicar a otros ciclos importantes.
  • Abres muchos ciclos sin considerar tus límites de TE y la importancia del resultado de cada ciclo.
Si hay un ciclo abierto en tu vida donde puedes hacer algo para cerrarlo y no lo estás haciendo, estás fuera de control y tienes una fuga de poder personal.

Mal Control

La civilización no podría existir sin el control. Vives el control cada vez que sales en coches o vuelas en un avión lo que requiere un sistema complejo de control aéreo, tanto que cada aeropuerto tiene su torre de control. El buen control es algo necesario, poderoso y positivo. Sin embargo, hay personas que tienen resistencia y hasta rebeldía al control. Un ejemplo son los jóvenes cuando se rebelan al control de sus padres.

Al examinar resistencias al control, no es al control sí mismo que resistimos, sino al mal control. El mal control es aquello que es arbitrario o en contra de los intereses de la persona controlada. También habrá mal control cuando el controlador no tiene un objetivo claro y positivo, o no tiene un plan de cómo lograr eso y da instrucciones caóticas. En realidad, mal control es no control, es la falta de control,  porque no cumple las 3 partes del ciclo de acción (de control) o los cumple pero con un resultado negativo para la persona que controla.

Comentarios

Comentario