La Esencialidad es la Ciencia de la Esencia, la Ciencia de tu Esencia Espiritual.

Esencia

Esencia es una palabra que representa algo que está más allá de la comprensión humana, algo que las palabras no pueden expresar. La Esencia es el origen y la sustancia de todo lo que existe. Es la Fuerza Creadora de todo y la Energía, la sustancia, de la que todo está formado. Toda la Creación es Esencia manifestándose en una variedad infinita de formas. Tú eres una de esas formas, y al mismo tiempo la Totalidad de la Esencia.

La Esencia es un ser, el Ser Único. El Uno es también el Todo. La Esencia es la Unidad y la Totalidad de la existencia. Es Infinita, no tiene límites. La Esencia es lo único que verdaderamente existe. Se manifiesta a Sí Misma en una infinidad de dimensiones, universos y realidades. Pero todo eso son ilusiones: la única verdad detrás de todas las apariencias es la Esencia; es la verdad. La Esencia es la Fuerza Inteligente Creadora de todo lo que existe, y forma la totalidad de la Creación de Su Misma Esencia—no existe otra cosa con la que se podría crear algo. La Esencia es tanto el Creador como lo Creado. La Esencia es el principio, el proceso y el fin de todo lo que existe, y al mismo tiempo Ella es sin fin, infinita. Toda la Creación es una ilusión dentro de la Esencia, hecha por la Esencia a partir de la Esencia.

Solo existe la Esencia; el Uno. TÚ eres ese Uno. TÚ eres la Totalidad de la Esencia,; tú eres el Uno. No hay otra cosa que podrías ser; solo existe el Uno. Y no eres una parte de la Esencia: no hay partes, solo el Uno. La Verdad es que solo existe la Esencia Única y TÚ eres Eso; eres el Uno-Todo. (Esta verdad, que TÚ eres el Uno y el Todo, es algo que no se puede comprender con la mente humana—pero tú puedes experimentarlo porque tú Eres Eso. (La Escuela de Esencialidad enseña cómo experimentarlo). Por tanto, el estudio de la Esencia es el estudio de Ti Mismo, de Quien Eres Realmente.

Símbolos: Con mayúsculas: TÚ = Esencia, el Uno, Dios. Con minúsculas: tú = el tú pequeño, el ser humano, una ilusión que estás disfrutando durante un tiempo aquí en la Tierra.

El tú pequeño, el ser humano, es una ilusión que TÚ has creado para descender del Uno y tener experiencia, para vivir dramas. Tu vida humana es una película en la que TÚ te has perdido para poder vivir el drama a plenitud. Es algo similar a las películas; para disfrutar realmente un película, tienes que olvidar tu identidad humana en la vida real, e identificarte con el héroe para sumergirte en la acción y el drama. Podríamos decir que en tu vida humana, eres para Dios el actor de una novela, cuya trama es olvidar y luego recordar que TÚ eres al mismo tiempo ese Dios. Tan solo en este planeta, existen hoy en día más de siete mil millones de actores de novelas que Dios está disfrutando. Y eso no es nada: existen innumerables dimensiones, cada una con incontables universos, y cada uno de ellos con una infinidad de seres de todos los tipos posibles. Nuestro universo no es más que un grano de arena en las playas de la Infinitud. ¡Y TÚ eres todo eso!

El gran mensaje de la Esencialidad, la Ciencia de tu Esencia Espiritual, es que TÚ puedes despertar aquí en medio de la ilusión y recuperar la conciencia de Quien Realmente Eres. A esto se le llama “Enlightenment”. Cuando lo logras, todo el juego de la vida cambia. Vives ya en la experiencia de tu ser inmortal, en contacto y comunicación con el Amor Infinito y con un enorme poder de manifestación.

La Esencialidad

La Esencialidad es la ciencia de la Esencia. Es un cuerpo de conocimientos, pero más importante que eso, es un sistema de ejercicios y procesos que te llevan a salir de la ilusión de ser solo un humano y a reconectarte con tu Esencia.

La Esencialidad es un sistema de ejercicios que te conduce a descubrir dentro de ti mismo las respuestas máximas de la espiritualidad: Quién Eres, de Dónde Vienes, Qué Haces Aquí y a Dónde Vas.

Ciencias versus creencias

La Esencialidad es una ciencia, no una religión. Es una ciencia porque cada persona puede verificar sus postulados en su propia experiencia; es decir, esos postulados pueden ser comprobados por cualquier persona que haga el esfuerzo de aplicarlos a sí misma.

No se trata de una religión ya que no impone credos ni fe ciega; no propone doctrinas, dogmas ni mandamientos; no tiene ritos ni rituales; no enseña oraciones, ni tiene una jerarquía eclesiástica. Ni siquiera tienes que creer en Dios para verificar la existencia de la Esencia. La Esencialidad no te pide creer irracionalmente en algo; no quiere tu fe ciega. No reclama tu obediencia, no inhibe tu derecho de cuestionar todo; de hecho, te alienta a hacerlo, recordándote que las respuestas están dentro de ti, no en las palabras.

Como toda ciencia, la Esencialidad te ofrece protocolos (instrucciones exactas) a seguir y deja en tus manos la comprobación de su funcionamiento. Puedes comprobarlo ahora en esta vida—no tienes que morir para conocer a Dios. Está dentro de ti en este momento. Es solo cuestión de saber cómo localizarlo.

La Escuela de Esencialidad

La Esencialidad se expresa a través de organizaciones de enseñanza y guía. Éstas cuentan con una tecnología poderosa para liberar a tu ser de la ilusión de ser solo un humano, y para reencontrar y vivir en la experiencia de la Esencia Única que tú eres. La Escuela de Esencialidad es una de tales organizaciones.