Meditación: La reina de las disciplinas

La meditación consiste en permanecer fuera de tu mente (con la mente apagada), y estar totalmente en el Momento Presente, Aquí y Ahora; con toda tu atención enfocada en experimentar a tu ser, a Quien Eres. Con la práctica constante y luego de un tiempo, penetras a niveles más elevados y más expandidos de tu ser, hasta que eres Esencia, la Totalidad de Ti Mismo otra vez. (Lograr esto en la meditación se conoce como samadhi. Lograr esto en algún nivel, estando todavía en tu identidad humana, es el “Enlightenment”. Lograrlo de manera total y para siempre, es la Iluminación.

La meditación se practica y aprende sentado y concentrado, con los ojos cerrados, no haciendo otra cosa. Pero el objetivo final es meditar toda tu vida (vivir con la mente negativa apagada) y vivir en Esencia.

La meditación no consiste en procesar negativos. Solo en caso de que algún negativo se active tanto que te impida controlar tu mente, entonces puedes procesarlo, pero únicamente hasta el punto en que te permita entrar nuevamente a tu meditación. Cuando la mente se pone muy salvaje y es difícil apagarla, por ejemplo, puedes esforzarte en dirigir tu atención a tu ser, y esto activará los negativos de los que estás huyendo y por los cuales te refugias en la mente. En ese caso, disminuye su carga hasta que la mente esté bajo tu control nuevamente, y vuelve luego a tu meditación. Hay que tener cuidado: la mente puede crear un “mecanismo de defensa” de originar activaciones para tenerte en mente.

La meditación es la reina de las disciplinas porque te permite concentrar la atención en tiempo presente y controlar la energía, habilidad básica que te da poder y facilita la realización de las otras disciplinas de abertura. La meditación acelera el procesamiento porque desarrolla tu voluntad-consciencia dando más poder para confrontar y enfocarte en descargar la energía negativa. La meditación acelera la capacidad de creación porque la voluntad y la energía-amor que desarrollas potencia tus manifestaciones. La meditación desarrolla tu voluntad-consciencia para los procesos positivos de abertura, integración y remembranza. La meditación es esencial para desarrollar tu capacidad de manejar los estados de alta energía que experimentarás en los niveles avanzados de la EdE. Sobre todo, por medio de la meditación podrás tener experiencias más elevadas de espiritualidad.

Cómo meditar

  1. Los principiantes deben meditar una vez cada día, siempre a la misma hora y, de preferencia, en el mismo lugar. Al comienzo es mucho más importante la consistencia de tu práctica (sin fallas en la realización de esta sesión), que la duración de la sesión. Se puede comenzar con tan solo 10 minutos, sin embargo, se recomienda comenzar con 20 minutos. Tú decides con qué tiempo arrancas, pero no falles en hacer tus meditaciones. El mínimo aceptable es cumplir con el 90% del ciclo. (Por ejemplo: 90% es no faltar a más de tres sesiones en un mes de 30 días, es decir, asistir a un mínimo de 27 sesiones). Si por alguna razón de fuerza mayor, no puedes meditar a la misma hora un día, medita cuando puedas ese mismo día, pero procura que el cambio de la hora de meditación no se convierta en un hábito.
  2. Escoge un lugar donde te sientas seguro y donde no haya distracciones ni interrupciones, o al menos donde estas sean mínimas, un lugar que no jale tu atención hacia el mundo exterior.
  3. Se recomienda la posición sentada de medio loto, es decir, con la piernas cruzadas; sentado sobre un cojín si quieres. Una silla está bien para principiantes, pero no es adecuado a largo plazo para meditaciones más largas. Puedes usar cojines o almohadas a tu gusto, con o sin soporte para la espalda. El cuerpo debe estar relajado, balanceado, sin tensiones musculares. Quieres eventualmente que tu cuerpo esté cómodo y quieto por hasta tres horas seguidas.
  4. Una vez en la posición correcta, no te muevas. Si te mueves por cualquier escozor o dolor en el cuerpo, nunca vas a dominar el cuerpo. Si no te mueves, con el tiempo el cuerpo ya no te pide que te muevas. No podrás alcanzar estados profundos de meditación moviendo el cuerpo o permitiendo que tu atención divague por el universo físico.
  5. Relájate todo lo posible. La relajación es un arte que requiere práctica para ser dominado, al menos de un año de práctica constante en la meditación. En todo trabajo interno, se requiere siempre la máxima relajación posible para obtener una máxima percepción y flujo de energías. La tensión muscular bloquea la percepción y el movimiento de la energía, y cansa al cuerpo.
  6. Cierra los ojos, quita tu atención del mundo exterior y luego de tu cuerpo; si lo requieres, al comienzo de tu práctica puedes usar a tu respiración como blanco para centrar tu atención. Es más difícil mantener la atención en la nada que en alguna experiencia. Eventualmente, vas a mantenerla en la nada.
  7. Apaga tu mente, o al menos ignora tus pensamientos. No les pongas atención. Tus pensamientos vendrán uno tras otro y la mente va a querer “venderte un boleto para que te subas al tren de pensamientos”, y llevarte en un tour de inconsciencia de ti mismo. No te subas al tren. Si lo haces, “bájate” inmediatamente: apaga la mente y controla tu atención.
  8. Mantén tu atención en el Aquí-Ahora, no en la mente. Puedes usar blancos de concentración como la imagen de una manzana. También, puedes usar mantras (palabras o vibraciones) como “Brahma”, y /o enfocarte en tu respiración. Lo importante es no perderte en tu mente.
  9. Distingue entre tu mente y tu consciencia, o tu “yo”. Una vez que aprendes a permanecer fuera de tu mente, vas a poder mover tu enfoque o punto de atención al sentido de yo, a tu consciencia. Esto puede aumentar el impulso de ir a la mente.
  10. Tienes que dominar tu atención para mantenerla fuera de tu mente, en tu experiencia. En meditación, quieres mantener la atención en tu yo. En la vida, quieres mantener la atención en abertura a tu experiencia física y a las percepciones energéticas, como de Esencia.

Como siempre, en cualquier actividad, verifica tu experiencia para ver si tienes resistencia a lo que vives o experimentas en ese momento. Es común tener resistencias a la meditación, como a toda disciplina. Intégrate con tus resistencias para que desaparezcan y puedas volverte transparente.

Calidad de la meditación

La calidad de tu meditación es igual de importante que la duración de la misma, y tal vez más. La calidad de la meditación se mide por el tiempo que estuviste realmente fuera de tu mente y con tu atención en el blanco elegido. Habrá días en que la meditación irá muy bien y otros en los que parecerá una misión imposible, si tu mente está muy agitada, o activada. No importa: ¡medita! Sigue adelante. También verás grandes diferencias en la calidad basada en tu energía de ser. Hay que aprender a cuidar y conservar tu energía de ser cada día y cada momento.

Blancos de atención

A continuación proporcionamos una lista de gradientes de los blancos de atención, de puntos para enfocar la atención. Cada vez que domines un nivel, sube al siguiente. ¡No tengas prisa! ¡No subas a un nivel antes de dominar el anterior, o no podrás dominar ese nuevo nivel! (Ley de violación de gradiente). Ve lento, tan lento como creas necesario, pero con paso seguro y llegarás más lejos y más rápido que tratando de apresurarte.

  1. Respiración. Simplemente siente tu respiración, sea en tu pecho, en tu abdomen o en tu nariz. (Esto es una forma de Experiencia Zensorial.)
  2. Mantra. Cualquier palabra sonora, vibratoria, con o sin sentido: Un buen ejemplo es: “brah-ma”, palabra Hindi (idioma oficial de India) para Esencia. Las dos sílabas permiten que sincronices tu respiración: “brah” al inhalar, y “ma” al exhalar.
  3. Consciencia de “yo”, sin penetrar para no activar contra-cargas. Simplemente, te quedas en la experiencia superficial de “yo”.
  4. Penetrar tu “yo” buscando contestar a la siguiente pregunta en experiencia: ¿Quién soy yo? Si tienes suficiente energía, esto te hará penetrar capas o niveles de ser para encontrar tu Esencia.
  5. La nada. Esto no se puede explicar; es una experiencia que te llegará en algún momento.
  6. El chakra de la corona, cuando se activa por sí mismo. Eventualmente, se te va a activar el chakra ubicado en la coronilla. Cuando comiences a sentir presión en ese punto, puedes concentrar allí tu voluntad y energizar la corona. Cuando seas capaz de sentir a la nada y a tu chakra, podrás sentir qué hacer, y esto hace crecer tu energía en la meditación. Ya no necesitarás instrucciones de afuera—aunque es siempre sabio reportar experiencias a tu maestro para recibir su retroalimentación y consejos.

Tiempo de meditación

Para principiantes: 15 a 20 minutos dos veces por día, aumentando según el gradiente que se menciona a continuación. Para lograr estados serios de energía, tienes que meditar mucho más que 15 minutos. Al comienzo, la meditación puede ser difícil y no placentera. Pero en algún punto, generarás suficiente energía como para que la meditación se vuelva tan placentera que no vas a querer terminar una sesión.

Metas: En general, aumenta tu tiempo de cada sesión 1 minuto 15 segundos por mes, 15 minutos por año.

  1. Al final del primer año, debes estar en dos sesiones de 30 minutos cada una, subiendo 1m-15s por mes desde los 15 minutos. (Si comenzaste con sesiones de 20 minutos, puedes hacer algo menos de subida; si comenzaste con menos de 15 minutos, tienes que acelerar el ritmo para estar en 30 minutos al fin del primer año). Al seguir aumentando tu tiempo un poco más de 1 minuto por mes…
  2. Al final de dos años, debes estar en dos sesiones de 45 minutos cada una. Al seguir el paso de aumento…
  3. Al final de otros dos años, debes estar en dos sesiones al día de una hora cada una. Al alcanzar dos sesiones de una hora, cambias a…
  4. Una sesión al día de 1.5 horas. De allí, sigues aumentando hasta llegar a una sesión de tres horas al día. Para entonces, ya estarás viviendo en Esencia.

Al final de 1.5 a 2 años, si estás al corriente en tus trabajos en tí mismo en la EdE, recibirás entrenamientos avanzados en meditación energizada.

Nota que, para disponer de tanto tiempo para tu meditación, tienes que usar el Sistema de Efectividad y Eficiencia. También, verás que al poner esa cantidad de compromiso en tu Despertar, recibirás apoyo de Esencia; tendrás ingresos u otros arreglos que te permitan hacer tus disciplinas.