La Noche Oscura es también conocida como "Síndrome del alma vieja". Mientras el ser se mueve a través de la etapa de avidya, de dormir hasta que lleguen el Amanecer y el Despertar, pasará por la etapa llamada la “Noche Oscura del Alma”. Esta etapa se caracteriza por: la pérdida de propósito en la vida, una sensación de vacío, el sentimiento de que nada importa ya, pesadez, cansancio, e incluso depresión. La persona mira la vida y todo lo que posee y ha hecho, y se pregunta: ¿Cuál es el propósito de todo esto? ¿Esto es todo lo que hay? ¡Debe haber algo más!

La Noche Oscura es un tiempo de sufrimiento. El apetito por las cosas del mundo y el éxito deben agotarse para abrir espacio a nuevos valores y niveles de espiritualidad. Esta etapa puede durar muchos años (de hecho, si te encuentras en la Noche Oscura ahora, es casi seguro que entraste en ella tiempo atrás, y ahora estás saliendo de la misma). Pasar suficiente tiempo en la Noche Oscura propicia eventualmente el arribo de la siguiente etapa: la Búsqueda.

Síntomas de la Noche Oscura del Alma

  • Experiencia de sentirse solo, alejado, vacío y que nada ni nadie llena esa experiencia más que por lapsos muy breves. Una vez que pasa lo novedoso de la experiencia positiva, la experiencia de vacío y soledad regresa.
  • Ansiedad o desesperación por “salir de aquí”, aunque “aquí” no es algo claro: ¿qué? ¿dónde? ¿hacia dónde ir? Deseo de abandonar la Tierra.
  • No sentir ni encontrarle propósito y/o significado a la vida.
  • Perder el sabor, el chiste, lo divertido de la vida.
  • Separación y aislamiento de otros.
  • Profunda tristeza y desolación.
  • Dolor en el Alma.
  • Deseo de liberarse de patrones restrictivos, trabajos que drenan la vida, formas de vida consumista y situaciones tóxicas.
  • Necesidad de saber quién es, de encontrarse a sí mismo.
  • Deseo de estar solo, de tener tiempo para la introspección, de meditar.
  • Deseo de encontrar un maestro o escuela que muestren el camino de salida de esa situación.

Si reconoces que tus síntomas son los de la Noche Oscura, es un excelente indicio que tu ser está listo para el despertar espiritual. La opción de tomar en serio la experiencia y tomar el camino del trabajo en sí mismo es una decisión muy personal. Sin embargo, puede que la experiencia se esfume por un tiempo y vuelva luego con más fuerza, hasta que decidas dejar de ignorarla y comiences tu regreso hacia la Luz.