La reencarnación es la idea que un ser sigue existiendo después de la muerte del vehículo (cuerpo), y que ese ser regresa a este mundo físico al tomar otra identidad humana y vehículo.

Como resultado, los seres tienen una cadena de experiencias humanas, las que son las “vidas pasadas”.

Solo existe el Uno. El Uno está siendo todo lo que existe, incluyendo a todos los seres humanos. Así que, el Uno está re-encarnándose en cada ser humano. Por ende, obviamente existen las vidas pasadas (y vidas presentes, y vida “futuras”). Ya que tú eres el Uno, Infinito en espacio y tiempo, tú tienes acceso experiencial a todo lo que existe, ha existido, o existirá—incluyendo a todas las vidas pasadas humanas.

Tú eres parte de un ser más grande, que es parte de un ser más grande, que es parte de un ser más grande, hasta llegar al Uno. La cuestión es, entonces, ¿qué nivel de identidad está reencarnando? La contestación es el “pneuma”.

Tú eres un ser espiritual, un pneuma, teniendo una experiencia humana; de hecho, de muchas experiencias humanas. No es tu avatar el que está reencarnando, eres tú, el pneuma, el ser espiritual, una entidad de voluntad-consciencia temporalmente limitada por el ego a una individualidad.

Cada avatar se disipa después de la muerte del cuerpo, liberando el pneuma. El pneuma luego se incorpora en un nuevo avatar y nuevo cuerpo. Hace esto una y otra vez, cientos de veces, hasta que cierra su ciclo humano por iluminarse, por regresar totalmente a Esencia.

Comentarios

Comentario