TE es la abreviación de tiempo y energía. Tu vida consiste de tu TE, de tu tiempo y energía. Todo lo que existe es espacio, tiempo y energía (la materia siendo un caso de energía sólida). Podemos ignorar el espacio y enfocarnos en tu TE.

Puedes intercambiar tu tiempo por dinero (una forma de energía) y puedes cambiar tu dinero por tiempo (empleando a alguien para hacer algo que te de más tiempo a ti). Pero, al final, tu provisión de TE está limitada.

Tu TE es tu vida.
Comprender y administrar bien tu TE es esencial para el éxito y la felicidad.

Tu TE es lo que tienes para invertir en lograr lo que quieres en la vida. Cada vez que abres un ciclo de acción, estás haciendo una inversión de tu TE—y tu TE es siempre limitado. No tienes TE para todo lo que puedes querer lograr en la vida; tienes que invertirlo con sabiduría. Entre más TE tienes que invertir en un ciclo, más caro es ese ciclo dentro de tu vida. Por lo tanto, quieres vivir  invirtiendo bien tu TE, no despilfarrándolo en cosas de poca importancia a largo plazo. Quieres asegurar que tus inversiones de TE te reditúan al máximo. Cuando desperdicias tu TE, estás desperdiciando tu vida.

¿Cuántas cosas hace la gente que son desperdicios de TE? Mirar televisión, plática y chismes en persona o por teléfono, flojera y no hacer nada, quedarse en la cama largo tiempo. Pueden ser cosas disfrutables, pero no son cosas redituables. ¿Qué te produce más felicidad a largo plazo: una vida de tales MOPs o trabajar en cosas importantes? Tú decides.

Comentarios

Comentario