Valía es una de las cuatro masas RIN básicas.

Valía difiere de saber y poder en que no hay una indicación externa objetiva de valía negativa (como puede haber con no saber o no poder). Es decir, puede haber una situación donde verdaderamente no sabes o no puedes algo.

Pero nunca hay una situación donde verdaderamente no vales: solamente tú puedes decidir eso. Incluyendo cuando no sabes o no puedes una cosa, o fracasas, eso no quiere decir que dejas de valer. La valía negativa es siempre una opinión personal sobre uno mismo. (Recuerda la ley: Cada ser humano tiene algún conocimiento y capacidad que yo no tengo; y yo tengo algún conocimiento y capacidad que otra persona no tiene).

La opinión de valía propia es a menudo aprendida de otros, como la familia o la cultura. Por ejemplo, los padres pueden demostrar con acciones o palabras que les importa (vale) un hijo más que otro, y el hijo menos-valioso toma eso a pecho. Por dar otros ejemplos: un grupo o una cultura puede asignar una valía mayor a guerreros que a granjeros, a deportistas más que a maestros, a los hombres más que a las mujeres, o a los ricos más que los pobres.

Tú eres materia divina, Esencia. Solo existe el Uno: no puede haber más o menos valía en Esencia. En Esencia, todo vale igual; no hay una polaridad de valía. Ni tú determinas tu valía: eres valioso solamente por existir, por ser Esencia.

En la Esencialidad, debes aprender a sentir tu valía independiente de lo que otros ven u opinan. Decide vivir en la experiencia de valía todo el tiempo—en humildad, por supuesto.

 

Comentarios

Comentario