El preguntarte si eres una persona espiritual, o si la espiritualidad es para ti, es un excelente lugar donde empezar, ya que ya estás admitiendo la posibilidad de que la espiritualidad tiene algo que ver contigo.

Me gustaría comenzar con definir espiritualidad y separarlo de religión, ya que son comúnmente confundidas.

Espiritualidad significa “perteneciente al conocimiento, aceptación o cultivo de la esencia inmaterial de uno mismo, de la esencia de todo”. Es la conciencia de la interconexión con cosas no físicas, la esencia de la vida que está ligada a todo y que todos somos parte de ella. Tú eres una de esas partes, tú eres un espíritu. No tienes un alma, eres un alma.

Religión significa “un sistema de doctrinas constituidas por un conjunto de principios, creencias y prácticas en torno a cuestiones de tipo existencial, moral y sobrenatural”.  Se trata de un culto del ser humano hacia entidades a las que se atribuyen poderes sobrenaturales. Tienen su bases y fundamentos sustentados en diversas corrientes filosóficas que intentan explicar quiénes somos y por qué hemos venido al mundo.

Por lo tanto, bajo estas definiciones, algo puede ser altamente espiritual y para nada religioso, como la meditación, la aceptación total de otros tal y como son, el servicio a otros, o el cuidar tu cuerpo y el medio ambiente, etc.

La espiritualidad incluye tu poder creador, la responsabilidad, la libertad, la no resistencia, el desapego y el amor.

De la misma forma, algo también puede ser muy religioso y para nada espiritual, como fe ciega, dogmas, mandamientos, rituales, fanatismo, pecado, cruzadas, inquisiciones, la yihad, etc.

Aunque algunas personas no se dan cuenta de ello y algunos lo malentienden, todos somos espirituales.

Si has pensado que no eres una persona espiritual, o que no es algo para ti, es posible que sea porque te han presentado una definición de espiritualidad modificada o categorizada. Ser espiritual es reconocer que eres parte de algo más grande y el comenzar a preguntarte, en medio de esa enormidad.

¿qué es ESO? Justamente contestar esa pregunta es el propósito de la espiritualidad que busca penetrar en la naturaleza subyacente de ser, de existir. Dios es solo una parte de ello. Realmente, todo lo que hacemos puede ser visto como un ejercicio espiritual, lavar los trastes, cuidar el jardín, ayudar a tus hijos en la tarea, y ¡hasta el sexo!

No hay tal cosa como una actividad particular que sea “más” espiritual que cualquier otra. Se trata más bien de cuánto de ti mismo estás dando a esa actividad. ¿Estás ahí con todo tu corazón? ¿Estás ahí con tu mente abierta y buscando qué puedes aprender? ¿Estás buscando en qué formas puedes contribuir o ayudar a otros de formas positivas?

El día de hoy te quiero presentar 5 señales de que eres espiritual y tal vez no te has dado cuenta.

  • 1.      Te gusta ayudar a otros.

“Haz a otros como te gustaría que te hicieran”. Esta es reconocida como la Ley de la Abundancia, la Regla de Oro, o el mensaje del Karma, es una enseñanza fundamental, que se extiende más allá de la tradición o la religión. El principio es aceptar que tú, y todo lo que existe, es Uno. Por lo tanto, cualquier cosa que hagas a otro, será regresado a ti. Si naturalmente te gusta hacer cosas positivas por otros ¡ya eres espiritual!

  • 2.      Sigues tu intuición.

La intuición es esa vocecita, esa corazonada, esa guía interna que todos tenemos. Tu intuición es el reconocimiento de tu Yo Superior y el “plan” que hay detrás de todo. Puede ser la voz de la razón o tu propia verdad interna. No importa qué etiqueta quieras ponerle, te ayuda a identificar percepciones que tienes de situaciones y personas y te ayuda a hacer decisiones con sabiduría (si la sabes escuchar y seguir).

  • 3.      Reconoces el poder del perdón.

Una lección simple es “perdonarse unos a otros”, pero tiene un propósito mucho más profundo de lo que podemos ver. Cuando una persona no perdona, se aferra a sus emociones negativas (como el resentimiento, culpa, rencor, odio, etc.), y los entierra en su subconsciencia, donde se quedan almacenados hasta que algo nuevo sucede y sale todo a la superficie nuevamente.

Las personas espirituales reconocen lo negativo de hacer esto y buscan limpiar esas emociones negativas, perdonar a las personas para soltar el pasado. No solo por beneficio de su espiritualidad, sino por el impacto positivo que tiene en su vida, en su salud y en sus relaciones.

  • 4.      Te esfuerzas por disminuir el drama en tu vida.

El drama incluye los chismes, la preocupación, hacerse la víctima, el estrés, los ataques verbales, las emociones negativas de otros y las tuyas, y todos los patrones de energía negativa que te mantienen lejos de la paz. Son acciones o personas que te restan energía, te dejan cansado, hasta agotado, y sin ganas de continuar.

Cuando naturalmente buscas no asociarte con personas así, o alejarte de actividades así, significa que estás buscando más actividades o personas donde te quedas sintiéndote restaurado, refrescado y feliz. Si haces eso, naturalmente estás buscando conexiones espirituales con personas positivas.

  • 5.      Tienes alegría y humor en tu corazón.

La vida es una gran masa de confusión, misterio, fantasía y muchas veces, aprendizajes de humildad; todo depende de cómo decides verla. Uno de los principios más importantes, que los psicólogos y científicos están comenzando a concordar, es que puedes controlar tu mente. Eres más que solo tus pensamientos y al escoger tu cambiar el enfoque de lo que piensas, comienzas a ver las cosas de manera diferente.

Al buscar el humor en la vida estás creciendo más en tu espiritualidad. Decides dejar de ver la vida como una tragedia, un valle de lágrimas, y buscas el cambio de tu perspectiva.

Finalmente, estos 5 puntos son solamente una introducción. Como mencione al principio, la espiritualidad se expresa de manera individual, dependiendo de cuánto ha trabajado una persona en sí misma.

Te invito a que tomes lo que te sirva de este artículo y si te inspira a seguir descubriendo las maneras en que puedes crecer tu espiritual, crecer tu felicidad, tu interconexión, tu alegría, tu manera de ver la vida, tu ayudar a otros, entonces he logrado la manera de expresar mi espiritualidad: inspirar y mostrar a otros su conexión a Esencia, la fuente de Energía Divina de dónde venimos todos.  Y si logré mi objetivo de inspirarte para que vayas más profundo a descubrir tu espiritualidad, espero que continúes tu búsqueda.

Puede que sea solamente mi opinión, pero como seres energéticos, no podemos evitar ser espirituales y así como este universo es increíblemente maravilloso y difícil de comprender, tú eres igual.

Comentarios

Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *