Si quieres amar más, si quieres servir, ayudar a otros; si quieres ser más Esencia, más Luz, debes tener la voluntad y compromiso de ser más humilde. Tienes que convertirte en amor sigiloso.

Tienes que amar puramente, servir sin esperar reconocimiento, o que otros te vean, o que te remuneran, o que te adulen o alcen. El amor sigiloso no se ve, no se nota, no busca remuneración; solo aparecen por ahí sus resultados. Lo remunerado es intercambio, comercio. El amor comienza cuando lo que haces, no lo haces para ser remunerado.

La humildad es algo que se tiene que practicar conscientemente. Un buen lugar es en el servicio, lo que es el amor en acción. En el servicio, elije lo que te detona o activa la importancia personal, lo que resistes hacer. Esto pondrá un faro en donde te falta humildad, donde tienes el ego negativo de “Soy demasiado bueno, valioso, para hacer esto”.

Por ejemplo, escoge los puestos o tareas más bajos (como limpiar los baños). O si tu ego negativo es “Soy menos”, elige los puestos de más autoridad y responsabilidad, donde tienes que dar instrucciones a otros.

La Humildad es Oro Espiritual

Conoce más de nosotros a través de nuestro Curso Tu Despertar Espiritual, el cual es una forma de servicio de parte de nuestra escuela para compartir estos conocimientos de forma gratuita a la comunidad digital. Busca el banner del curso en esta página y entérate.

Este artículo es un extracto del Libro “Cómo Sentir tu Esencia”

Comentarios

Comentario