Afortunadamente, y al contrario de lo que ocurre con muchas terapias alternativas, la meditación es compatible con el método científico, de manera que ya podemos decir que los efectos que ejerce la práctica de la meditación en nuestro organismo están científicamente probados.

Y aunque los científicos se mostraron hasta hace algún tiempo algo escépticos sobre sus grandes beneficios, los actuales estudios comprueban la generosidad de esta práctica para la salud mental y corporal.

Lamentablemente, la mayoría de la gente se arrastra por el ritmo frenético de la vida, llegan asuntos más urgentes y los pensamientos de la meditación se van por la ventana. Pero no darte tiempo para meditar, es una verdadera pérdida para tu salud. Si eres uno de los que nunca encuentra tiempo, aquí hay algunas simples razones para mejorar la salud, por eso te recomiendo que obtengas sin más demora una ranura de tiempo para meditar, ¡tu salud depende de ello!

  1. Mejor que una siesta

Bruce O’Hara, biólogo de la Universidad de Kentucky, sometió en 2008 a una serie de voluntarios a pruebas de agilidad mental antes y después de dormir, meditar, leer y conversar. Sólo los que habían meditado mejoraron su puntuación (un 10%), mientras que los que echaron una cabezadita obtuvieron los peores resultados.

  1. Analgésico

Meditar tiene un potente efecto analgésico, incluso para los más novatos. Según un estudio publicado en la revista Pain y financiado por la National Science Fundation estadounidense, basta practicar la meditación tres días consecutivos durante 20 minutos para notar un importante alivio de la sensación de dolor durante las 24 horas del día.

  1. Contra el insomnio

Si pasas la mitad de la noche contando ovejas y te despiertas más fatigado que cuando te fuiste a dormir, la meditación puede ayudarte. Según un estudio presentado durante la conferencia anual Sleep 2009, la calidad y cantidad de horas de sueño mejoran tras dos meses practicando meditación. Y el 75% de los pacientes pueden dejar los somníferos.

  1. Corazón sano

Las personas con problemas de estrechamiento de las arterias coronarias que practican meditación reducen en un 50% la mortalidad y el riesgo de sufrir paro cardíaco o infarto cerebral, según un estudio reciente del Colegio Médico de Wisconsin (EE.UU.). Además, meditando la presión sanguínea disminuye y se previene la hipertensión.

  1. La meditación químicamente incrementa felicidad, aleja la ansiedad y corta al dolor

La meditación estimula la liberación de endorfinas del humor circulando en el torrente sanguíneo, aquello a su vez aumenta la sensación de bienestar. Esos buenos sentimientos indirectos bioquímicamente inducidos en otras áreas de la vida emocional, ayudan a los meditadores regulares a tranquilizarse más, a ser más empáticos, disminuye la ira y es menos probable que se preocupen por las cosas pequeñas.

¡Entre muchos más!

Interesante ¿verdad? Y lo mejor no tienes que hacerlo 5 horas al día,  ni siquiera una, puedes comenzar con 5 o 10 minutos cada día. ¡Eso es todo!  No requiere una enorme inversión. No importa que tan ocupado estés, tienes entre 5 y 10 minutos para hacer esto. Te garantizamos que hará una gran diferencia en tu vida. Tu felicidad crecerá y tu salud te lo agradecerá.

Si te interesa conocer más sobre la meditación y cómo incrementar tu experiencia de felicidad aquí y ahora, te invitamos a conocer nuestro Curso Tu Despertar Espiritual, el cual es un curso gratuito que ofrece la Escuela de Esencialidad (EdE) como una forma de servicio a la humanidad.

Comentarios

Comentario

Categorías: Meditacion