En un artículo anterior pudiste ver lo importante que es la meditación y las aberturas para poder experimentar Esencia, pues bien en el artículo de hoy describiremos más ejercicios sencillos que te llevarán a sentir Esencia la mayoría del tiempo.

Servicio: ayudar a otros desinteresadamente, naturalmente te lleva a experimentar Esencia, porque el servicio es una forma de amar. Ayudar a quien lo necesita solo por el hecho de amar y hacer el bien te dará una experiencia de satisfacción espiritual. Hay muchas maneras de hacerlo; por ejemplo, donando a fundaciones, dando de tu tiempo en asilos o contribuyendo a las asociaciones civiles que hagan las labores que a ti más te interesa apoyar.

También puedes comenzar en casa o con las personas cercanas a ti, ayudándoles en labores domésticas u otros trabajos, solo por el hecho de servir, de ayudar, de amar. No importa dónde o cómo sirves a otros, solo recuerda hacerlo en energía positiva y de corazón.

Humildad: la humildad es esencial para volver a tu Esencia. Es reconocer que nadie es más o menos que tú u otros. Ábrete a la experiencia de sentir que todos tenemos la misma Esencia. Practica la humildad reconociendo a otros su valía, reconociéndolos como parte del Uno y reconociéndote en ellos porque sabes que todos tenemos la misma Esencia.

Igualmente, observa a otros y siéntete, experiméntate tan valioso como ellos. No importa si tú o el otro son un mendigo o un millonario: todos valemos igual en los ojos de la Divinidad. Ábrete a la experiencia de que todos son igual de valiosos sin importar sus ropas, sus pasados, su inteligencia, su raza o su aspecto físico. Practica la humildad y hazla parte de tus valores. La humildad es el tesoro espiritual.

Integración: tú eres el Uno-Todo. Integrar es opuesto a resistir, separar, dividir. Puedes integrarte con cualquier cosa y todo y así sentir la Unidad con otros y con el Todo. Ten la voluntad de integrarte con otras personas y otras cosas como parte de ti mismo.

Haz el ejercicio del mercurio: imagina que el mercurio es Esencia, que eres una gota de mercurio y alrededor de ti hay muchas gotas más. Cada gota es una cosa aparentemente distinta, pero todas son formadas de mercurio, de una sola Esencia.

Sé como el mercurio: Integra a ti las otras gotas a tu alrededor, reconociendo que no hay más ni menos valiosos o importantes, que todo está hecho de materia divina. Todo es Dios Mismo con diferentes formas, con diferentes apariencias, todo es Uno y todo es lo mismo que tú. Imagina que tú, como una gota de mercurio, integras cada cosa, energía y masa, y recuperas más y más Esencia.

De ser una gotita pequeña, te vuelves una más y más grande. TÚ eres todo el mercurio, todo lo que existe. Pueden separarse más gotas de ti, pero ahora sabes que son lo mismo que TÚ.

Confianza en la Sabiduría Infinita te permite relajarte en la vida, sabiendo que todo está controlado por el mayor bien de todos, a largo plazo. Sabes que Esencia te ama y que eres Uno con Ella. No es fe: es seguridad, es confianza en Quién Es y cómo funciona el universo. Aquí está la paradoja de crear y soltar en la Esencialidad: haz lo humanamente posible para que suceda lo que quieres y luego suelta los resultados a la Sabiduría. La Confianza va ligada con la siguiente práctica de la Paciencia.

Paciencia: el Amor es paciente: la paciencia es parte de Amar y de la Sabiduría. Cuando te desesperas e impacientas, hay ego negativo de querer que suceda algo cuando tú quieres, en tus tiempos y no en los tiempos divinos. La práctica de la paciencia mejorará tu salud emocional y física. Practica la paciencia, sobre todo con las personas que amas; ser impaciente con ellas es darles amor negativo. Luego, expande tu círculo de compromiso a la paciencia para incluir a más y más personas, hasta que eres paciente con todos.

Aquí y Ahora: solamente existe el momento presente. El pasado y el futuro son alucinaciones de tu mente. El tiempo presente es justo este momento, no es un segundo después o uno antes. La eternidad no es un largo tiempo: es que el presente nunca termina. La hora es siempre ahora.

Tu Despertar solamente es posible cuando estás en el momento presente. Tu vida misma solo existe en el aquí y ahora, en el presente. Busca vivir en el presente eterno, fuera de la Trampa del Tiempo, de la ilusión de pasado y futuro. La meditación te entrena a vivir en el aquí y ahora.

Puedes practicar estar presente en el presente con fijar tu atención en tu respiración con ojos abiertos. También puedes practicarlo cuando estás con alguien: no estés pensando en otras cosas, sino mantente presente en ese lugar con esa persona. Todos éstos y más puedes los aprender en la Esencialidad.

Si quieres vivir experimentando Esencia todos los días te invitamos a conocer más de nosotros a través de nuestro Curso Tu Despertar Espiritual, el cual es una forma de servicio de parte de nuestra escuela para compartir estos conocimientos de forma gratuita a la comunidad digital. Busca el banner del curso en esta página y entérate.

Este artículo es un extracto del Libro “Cómo Sentir tu Esencia”