Aunque no lo podamos ver o lo comprendamos, siempre hay una razón por la cual cada persona llega a nuestras vidas. Lo veamos como una bendición o una lección, todos llegan por una razón y por un propósito más alto. A veces conocemos personas y la química es tan fuerte que ambas vidas se transforman, o también hay personas que llegan a tu vida para echar todo de cabeza.

Cada encuentro, no importa si lo percibes como bueno o malo, está aquí para servirte a tu bien más alto.

Son justamente esos tipos de relaciones que hacen la vida interesante, retante, y transformativa. A veces conoces personas y sientes que las has conocido toda tu vida y experimentas la magia de la sincronicidad. La sincronicidad es un concepto de Carl Jung que habla de las coincidencias significativas en la vida y que estas coincidencias son el universo mandándonos señales y personas para ayudarnos a alcanzar a nuestro propósito más alto de vida. Estas señales pueden incluir encontrarse a la misma persona varias veces, o ver los mismos números una y otra vez.

Nadie llega a la vida de nadie por accidente

Y comprender lo que esto significa puede ayudarte a utilizarlo como una herramienta para moverte adelante y aprender más de ti mismo y de tu camino.

Si te sientes perdido o confundido en tu vida, puede que conozcas a personas que sacuden tu vida completamente, y tal vez no entiendas el porqué de su comportamiento y te cause dolor, o que ocasione que tú te comportes en una manera diferente que no conocías antes, y de esa manera aprendes de ti mismo, creces y te transformas.

Cuando sabes lo que quieres y tienes una visión bien plantada de quién eres, va a ser más fácil que puedas distinguir cada relación.

Por una razón

Hay personas que llegan a nuestras vidas por una razón y usualmente es para cumplir una necesidad que aún no has expresado o no estás consciente que tienes. Si estás pasando por una etapa o una dificultad en tu vida, este tipo de conexión puede llegar y parecer una bendición, y puede ayudarte a sobrepasar ese periodo en tu vida. Y luego, aun sin ninguna falla de ninguno de los lados, algo sucede y la relación termina. Una vez que la necesidad ha sido cumplida es momento de decir adiós.

Por una temporada

Hay personas que llegan a nuestra vida por solo una temporada. Puede que sea una experiencia de alma gemela que llega a tu vida para despertarte. Pueden que creen un bloqueo o nos detengan justo donde estamos. Generalmente, la energía en este tipo de relación es tan fuerte y apasionada que hasta otras personas la pueden sentir. Este tipo de conexión nos apoya a aprender, aunque puede que haga pedazos tu vida, te ayuda a darte cuenta de una pasión que no habías visto o para ponerte en el camino correcto. Esta alma gemela es solo temporal, y una vez que te han dado su regalo, siguen adelante en su vida. Y también puede que regresen cada vez que necesitas aprender a crecer.

Por toda la vida

Este tipo de relación es tan especial que simplemente fluye; se da en una experiencia de paz y trae alegría. Es calmada y no tiene energía desenfrenada. Estas relaciones sacan lo mejor que hay en ti y sirven a ambas personas para encontrar su propósito de vida y crecer juntos. Al durar toda la vida es algo preciado y raro. Esta relación puede ser un amante, un amigo o un familiar.

Cuando experimentas este tipo de conexiones, la mejor manera de atraer la gente que quieres a tu vida es relajarte y llenar tu ser con amor. Nunca fuerces una relación, deja que fluya naturalmente. Nada que esté destinado para ti te va a fallar en llegar. Perdona y manda amor a todos los que te encuentras ya que ellos también están pasando por su propia experiencia de vida, y dales las gracias por todo lo que te enseñan. Nada pasa por accidente, cada situación, cada persona, cada problema, cada evento, cada experiencia te lleva exactamente a donde tienes que estar.

Comentarios

Comentario