Tengo que reconocer que me cuesta trabajo estar en gratitud. La mayoría de los días no aprecio luz del sol iluminar las hojas del árbol enfrente de mi casa. Se me olvida agradecer por el delicioso licuado de verduras que me hace mi pareja cada mañana, ¡hay veces que ni le doy las gracias!

A veces doy por hecho que mi madre siempre va a estar viva, y se me olvida hablarle por teléfono. Hay veces que estoy caminando se me olvida que tengo piernas que me llevan, y ojos que ven a mi alrededor. Hay veces que se me olvida mi pareja, no es realmente que me olvidé de él, porque nos vemos en las noches y platicamos, pero se me olvida lo mucho que ha cambiado mi vida y es mejor desde que estoy con él.

La gratitud (y su hermana, la apreciación) es una experiencia emocional que nos apoya a recordar el amor que somos y sentirlo. Es un lente que nos ayuda a ver las cosas que no caben en la lista de cosas por hacer, y los problemas a resolver del día. Es la luz con la que iluminamos a las personas que nos dan las cosas positivas de la vida. Es una pintura roja y fuerte que utilizamos para pintar bendiciones regularmente invisibles, como sábanas frescas, agua limpia, y tener suficiente para comer.

La gratitud no hace que los problemas y peligros desaparezcan. Podemos perder nuestros trabajos, podemos ser atacados en la calle, podemos enfermarnos.  Todos hemos experimentado algo de esto. Me acuerdo en un accidente que tuve en el cual, al levantarme después del golpe, podía sentir mi corazón latiendo rápido, mi garganta cerrada, mi mente no quería creer lo que pasó. Pero no hay a donde huir o hacia donde correr. Los peligros de la vida son reales, pero una vez que pasan solo existen en la memoria o la imaginación. Yo soy el peligro. Yo soy la que se cansa con preocupación.

Es ahí cuando acudo a la gratitud. Y si lo hago con suficiente frecuencia, así como lo han demostrado investigaciones psicológicas, la gratitud se vuelve un hábito. De acuerdo a las investigaciones, aumentan mis probabilidades de sobrevivir momentos difíciles, y de ser feliz y disfrutar los momentos positivos. No ignoro los peligros en  mi vida, si no aprecio los recursos y las personas que me apoyan a enfrentarme a esos peligros.

Así que te presento algunos tips que te pueden apoyar a enfocarte en el poder de la gratitud; el poder del amor:

  1.   De vez en cuando piensa y contempla la muerte y la pérdida.

El mantener en mente que las cosas eventualmente terminan puede hacer que generes más gratitud por la vida que tienes ahora. Si te permites imaginar el perder a tu pareja o tu trabajo, hace que aprecies más a esa persona o cosa en tu vida.  Cuando damos las cosas positivas por hecho tendemos a perder la perspectiva de lo impermanente que es esa experiencia.

  1.   Detente a oler las rosas.

También huele tu comida favorita, el pan recién hecho, el aroma de un carro nuevo, el aroma de la leña quemándose. Psicólogos han encontrado que saborear las experiencias positivas hace que se vuelvan más permanentes en tu memoria y la llave es expresar gratitud por esa experiencia.

También puedes incluir un ritual al experimentar los placeres en tu cuerpo, por ejemplo una oración o hacer clink con la cuchara en la taza hace que pongas más atención a tu comida y al estar presente con tu comida, tu comida tiene mejor sabor.

  1.   Toma las cosas positivas como regalos, no como derechos.

¿Qué es lo opuesto a la gratitud? La actitud de tomarse el derecho de que otros te deben algo solo porque eres especial. La razón de esto es que nos enfocamos mucho en nuestro ego. La manera de evitarlo es recordar que somos producto de la vida, de nuestros padres, de otras personas. Nunca nadie es completamente auto-suficiente. Todos los seres humanos necesitamos de otras personas para sembrar nuestra comida, sanar nuestras heridas;  necesitamos amor y para eso necesitamos a nuestra familia, parejas, amigos, y mascotas.

Ver la vida con ojos de gratitud requiere que veas la red de interconexión en la cual estamos alternando entre ser los que dan y los que reciben. Una persona humilde ve la vida como un regalo por el cual estar agradecido, no un derecho a ser reclamado.

  1.   Agradece las personas, no solo por las cosas que tienes.

He mencionado la gratitud por la luz del sol y los árboles, y es una experiencia que yo vivo. Pero cuando das esa gratitud a otras personas, la gratitud hace la gente brille. Darle las gracias a las personas que te sirven fortalece las conexiones sociales, y profundiza en nuestro entendimiento de cómo estamos interconectados con otras personas.

  1.   Se específico en tu gratitud.

No solo dan las gracias por algo general “¡te amo porque eres maravilloso!” Una persona verdaderamente hábil en la gratitud diría “te amo por apoyarme a lavar los trastes aunque tu también estás cansado” o “muchas gracias por darme un abrazo cuando me sentía tan triste, ahora me siento mejor.”

La razón es bastante simple: hace que la expresión de gratitud sea profunda, y que la gente a la que se la expresas se sienta más apreciado.

  1.   Busca expresar actitud por cosas que no se ven como positivas.

Una persona que ve el verdadero poder de la gratitud agradece las cosas que se ven como negativas: terminar una relación, un mendigo pidiendo dinero, perder su trabajo, etc. Es fácil sentir apreciación por cosas positivas, pero es justo en momentos difíciles donde necesitamos mantener el enfoque en lo positivo. Si logras encontrar una razón por la cual sentirte agradecido, tal vez tu pareja ya no era feliz y cerrar la relación fue un gran acto de valentía, tal vez ese trabajo está impidiendo tu desarrollo profesional. La base es entender que en la vida hay dolor y sufrimiento, y ningún ejercicio de actitud positiva va a cambiar esto. Pero procesar la experiencia a través de un lente de gratitud te apoya a darte cuenta del poder que tienes de transformar un obstáculo a una oportunidad. Significa cambiar la perspectiva de que es una pérdida a una ganancia potencial, cambiando los canales de energía de negativos a positivos.

Ese es el poder de la gratitud. ¿Estás listo para practicarla?

Si te interesa saber más acerca del poder del amor y la gratitud, te invitamos a conocer mas de tu naturaleza espiritual y conocer el curso Tu Despertar Espiritual. Estamos en mucha gratitud a todas las personas que nos han apoyado a crear este regalo para el mundo, y en mucha apreciación de poder brindar un servicio a través de las palabras. ¡Pruébalo!

Este es un encabezado

Haga clic en el botón editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Comentarios

Comentario