A través de la historia de la humanidad se le han dado muchos significados a la palabra espiritualidad. El concepto básico es la espiritualidad es la búsqueda de significado, propósito, trascendencia, y una experiencia de conexión con algo más grande que nosotros.

Para algunas personas ser espiritual significa manejar cristales y hablar con ángeles, para otros es estar practicando yoga y/o ayunar, para otras es estar en silencio, para otras es hablar con espíritus, y, aunque puedes ser religioso y espiritual, no necesitas ser religioso para ser espiritual.

Lo que nosotros llamamos espiritualidad es un estado de conexión, de experiencia, con algo más grande que nosotros, llámese Dios, naturaleza, unos con otros, y/o la parte más profunda de nuestro ser. A nosotros nos gusta llamarle Esencia – la Fuerza Inteligente Creadora de todo lo que existe y la sustancia, la Energía, de la que todo lo que existe está formado.

¿Por qué es importante la espiritualidad en nuestras vidas?

En el mundo moderno se ha hecho a un lado nuestra parte espiritual, y para funcionar completamente, todos los aspectos de quien somos tienen que estar balanceado. Nuestra mente, cuerpo y espíritu tienen que estar en armonía unos con los otros.

No podemos seguir enfocándonos en lo material y descuidar lo espiritual. Estamos destruyendo nuestro planeta por el enfoque masivo en lo material. Hay personas que piensan que ser espiritual es difícil y demandante, pero no es así. Tú puedes experimentar tu espiritualidad hasta en cosas simples como escuchar música hermosa, o en una caminata, o en la naturaleza.

¿Cómo es eso espiritual?

Es espiritual porque estás sumergido en ello, porque apagas tu mente y te conectas con tu alma y con la creación – ¡y observa que la creación como describimos Esencia!

Es cuando estamos en sintonía con la naturaleza, con la vida, con las personas que nos rodean, con Esencia, y con nosotros mismos que estamos siendo espiritual.

¿Y cómo me vuelvo más espiritual?

  1. Tómate tiempo para ti mismo. Busca rejuvenecer tu espíritu y cuidar de ti. Busca relajarte y desestresarte. Cuida tu alimentación, ejercita tu cuerpo, y cuando lo hagas, hazlo como un acto de amor a ti mismo.
  2. Aprende a meditar. La mente es una herramienta para la organización y manejo del mundo físico, pero dejada sin control puede causar estrés, enfermedades, ansiedad, etc. (para más información lee el artículo aprender a meditar). Aprender a apagar tu mente, y el silencio te lleva a contactar más fácilmente tu Yo superior.
  3. Practica la gratitud. Ricos no son los que más tienen, ricos son los que más aprecian lo que tienen. Toma tiempo para ver tu vida y reconocer todo lo afortunado que eres, por lo que tienes, por la gente que te ama, por cada día de vida.
  4. Exprésate. Si no estás involucrado en una forma de expresión artística, búscala. Aprende a bailar, cantar, tocar música, o crear arte. Esto te pone en contacto con tu parte creativa.
  5. Busca estudiar a más espiritualidad. Considero que si llegaste hasta aquí es porque ya estás en la búsqueda. Hay muchos caminos y corrientes para trabajar tu espiritualidad. Si te gusto este artículo, ve aquí para estudiar nuestro curso introductorio y empieza a comprender que es la espiritualidad en un nivel mucho más profundo.

Te garantizamos que el tomar en serio el balance de tu vida y cultivar tu espiritualidad va a contribuir en gran cantidad a tu alegría y disfrute en la vida. Está comprobado que llevar una vida de más espiritualidad crea paz interna, mejor manejo de conflictos, y sobre todo, una experiencia de amor y de propósito en tu vida.

La Escuela de Esencialidad (EdE) es una escuela espiritual y puedes aprender más con nosotros de este tema. Para esto, la escuela creó un curso gratuito online que estamos seguros te encantará. Este curso es una aportación que hace la escuela a la comunidad online a nivel mundial, tómate la libertad de cursarlo y disfrutarlo, de hecho si conoces a alguien que también quisiera tomarlo puedes compartirlo. Entra al banner del lado derecho o da clic aquí

Comentarios

Comentario